Vilna, la ciudad barroca

Vilna, la capital de Lituania. Famosa en el mundo entero por su abundancia de arquitectura barroca en esta ciudad medieval. Además, se pueden apreciar otros estilos, como los edificios neoclásicos, la iglesia gótica de Santa Ana. La primera mención de esta ciudad fue allá por 1323.

Una de las gemas de esta ciudad es el Barrio judío. Esta ciudad era conocida como la Jerusalén del Norte, debido a la benevolencia de la población judía de la ciudad. Te recomendamos visitar la Sinagoga Coral, el Judenrat, las calles Zydu y Gaono y la casa del gaón Elijahu Ben Shlomo Zalman.

Las increíble paz que desprende la ciudad

Como no, el casco antiguo de la ciudad no te lo debes perder. Entre sus preciosas calles podrás encontrar la increíble Puerta del Alba, la única que se conserva de las diez con las que contaba la ciudad. También encontrarás la Iglesia Ortodoxa del Espíritu Santo es fácil identificarlas por sus cupulas rosas.

La Avenida Gedimino Prospektas es una de las más elegantes de esta ciudad, sus 1.750 metros te llevarán de la Catedral hasta la Iglesia ortodoxa de la Aparición de la Santísima Virgen. En esta avenida no te olvides de ver las Tres Musas que se encuentran en lo alto de la entrada al Teatro Nacional de Lituania. también, el famoso centro comercial Gedimino 9.

Las famosas iglesias de la ciudad

La Catedral de Vilna, de fachada neoclásica, es uno de los templos católicos principales del país. Si eres lo suficientemente valiente, no te vayas de la catedral sin haber visitado la cripta y catacumbas donde se hayan los personajes históricos de Lituania. Al salir, puedes subir a la torre del campanario para disfrutar de las vistas que brinda. Cerca encontrarás el Palacio Real, el cual ha sido reconstruido después de haber sido destruido a finales del siglo XVIII.

La Universidad de Vilna, fundada en el siglo XVI. El deberás pagar el acceso, vale bastante la pena. El laberinto de patios es precioso, cuenta con un total de 13 patios, de los cuales, el Gran Patio es el más espectacular por su decoración y por ser el acceso al patio del Observatorio Astronómico.

El paso del río Neris

Como must de Vilna te recomendamos visitar el Bastión de Vilna. Esta sección de la antigua muralla defensiva es en parte museo, bastante barato y vale la pena, y además es uno de los mejores lugares de la ciudad donde echarse y disfrutar de las preciosas vistas que ofrece de la ciudad. Si estas vistas no son suficientes, puedes subir a Subačiaus apžvalgos aikštelė, este mirador de nombre ligeramente difícil ofrece las mejores vistas posibles de la ciudad.

¡No olvides consultar nuestras ofertas especiales aquí!

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *