La isla del Mediterráneo que lo tiene todo

Mallorca, una de las mejores islas del Mar Mediterráneo, con sus increíbles montañas, frondosos valles, curiosos pueblos, carreteras por las que da gusto conducir y con unos acantilados que te dejarán sin habla. La más grande de las Islas Baleares es conocida en Europa entera. Esta isla es perfecta para cualquier tipo de turista, los senderistas se podrán perder entre la bella naturaleza de la isla, los amantes de la playa podrán calentarse bajo el sol y refrescarse en las aguas que bañan la isla y los amantes de la gastronomía disfrutarán de cada bocado que prueben preparado con la comida fresca que ofrece el entorno.

En Palma podrás encontrar la Catedral de Mallorca, o la Seu. Este pedacito del patrimonio de estilo gótico levantino mezclado con las antiguas murallas romanas te impresionará, sobre todo su rosetón uno de los más grandes de los de este estilo en Europa. En esta catedral disfrutarás del trabajo realizado por grandes como Gaudí y Barceló.

Cap de Formentor

Hacia el sur se encuentra el Parque Natural de Mondragó, un espacio protegido con unos frondosos bosques y una costa impresionante. Aquí podrás visitar la Cala Mondragó y la playa S’Amador, dos sitios visitados por bastante gente, pero imprescindibles en el viaje a la isla.

Para desconectar, te recomendamos que visites Valldemosa, un pueblito encantador y antigua comunidad agrícola árabe. Podrás disfrutar de la tranquila arquitectura local y si amas el senderismo, aquí podrás comenzar el Camino del Archiduque, que termina en el monte Puig del Teix, donde disfrutarás de unas vistas incomparables.

Una isla perfecta si te gusta el senderismo

Desplázate al norte de la isla para llegar a Sant Elm. Este pequeño pueblo de 400 habitantes es el lugar perfecto para ver una de las pequeñas joyas de Mallorca, el islote de Sa Dragonera. En este islote podrás disfrutar de la naturaleza y del senderismo, para llegar, puedes ir en uno de los barcos que parten regularmente desde Sant Elm.

No puedes irte de Mallorca sin haber visitado Sa Calobra y Cala Tuent. Estas son dos de las mejores calas de la isla, aquí podrás disfrutar de aguas cristalinas escondidas entre imponentes acantilados rocosos. Lo mejor es levantarte pronto para ir a Sa Calobra y evitar a las masas. Luego, te recomendamos ir hasta Cala Tuent, no tan conocida.

Para que no te canses del sol, te recomendamos ir de excursión a las cuevas del Drach. Situadas en Porto Cristo, las cuatro cuevas (dels Francesos, de Lluis Salvador, Blanca y Negra), están conectadas entre ellas y llegan a un máximo de 25 metros de profundidad. La sensación de estar en estas cuevas es indescriptible, entre los diferentes tonos de las paredes provocados por los diferentes minerales y el bruto espectáculo son los techos, acompañado de música clásica.

Olivos, típicos de la isla

Como must de esta isla, te hablamos del Cabo de Formentor. Aquí encontrarás unos paisajes que te dejarán sin respiración, como sus bellas playas y los increíbles miradores desde los que podrás disfrutar de atardeceres que te harán suspirar. Te recomendamos los miradores de Talaia d’Albercutx y de Es Colomer, la playa de Formentor, Cala Figuera y puedes acabar en el Faro de Formentor como guinda del pastel.

¡No olvides consultar nuestras ofertas especiales aquí!

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *